SALÓN DEL MUEBLE MILAN, LA MECA DE LA CREATIVIDAD

Texto: Mariela Palma

Con mucha emoción iniciaba mi viaje a la ciudad de Milán para asistir al Salón del Mueble 2019, una semana especial, esperada todos los años en donde la puertas de Feria Milano se abren para mostrarle a todo el mundo lo mejor en interiorismo, involucrando calidad, tecnología y creatividad.

El Salón del Mueble es la feria más importante de diseño a nivel internacional, es la marca que da la pauta para las futuras tendencias y en donde se concentran las mejores marcas y diseñadores a nivel internacional.

Después de un viaje de 7 u 8 horas, llegué a la ciudad de Milán. Era un día algo lluvioso pero eso no evitaba que las calles estén repletas de gente yendo y viniendo; el transporte público de excelente calidad fue mi medio para moverme de un extremo a otro, y con ayuda de muchas personas logré llegar a mi destino sin internet... millenial en apuros.

 

 


(Para todos aquellos que visiten la feria en un futuro, me gustaría darles un tip muy útil; Feria Milano, donde se realiza el Salón del Mueble, se encuentra a las afueras de la ciudad por lo que si utilizas en metro, es importante que compres específicamente el boleto que te lleva a Feria Milano, y no el típico para transportarse dentro de la ciudad).

Llegar a Feria Milano fue una experiencia muy impactante, pues es cuando realmente te das cuenta de la gran cantidad de gente que visita la feria, y claro, de la calidad en la organización pues se entraba rapidísimo a la feria y siempre encontrabas a alguien que te asesoraba.


Los pabellones dentro de la feria eran gigantes, sinceramente yo creo que para recorrerla toda es necesario ir cuatro o cinco días completos, había muchísima gente conviviendo en el pasillo central, en los bares, restaurantes, y claro, en los pasillos de cada pabellón descubriendo las nuevas tendencias del diseño.

Definitivamente, Euroluce y Workplace fueron mis pabellones favoritos; el primero porque me es impresionante el arte que se puede crear con la iluminación y fuera de ser un objeto funcional, también es decorativo y expresivo, además de poético. Y Workplace inspira a los participantes emprendedores a explotar su creatividad bajo una temática que en esta ocasión fue objetos creados con comida, es la cuna de los futuros artistas y donde encuentras los objetos más locos, como un vestido de gomitas realizado por unos colombianos.


Visitar esta feria ha sido una de las mejores experiencias que he vivido, fuera de lo valioso que es viajar sola y las amistades que se hacen, vivir este evento es como sumergirse en lo mejor del diseño y descubrir lo máximo del potencial creativo del ser humano, al igual que encontrarse con inspiraciones mexicanas para el diseño internacional me hace sentirme súper orgullosa de ser mexicana.

Sin duda recomiendo que tu próximo viaje sea al Salón del Mueble 2020 que se llevará a cabo en Milán del 21 al 26 de abril.


ARTÍCULOS RELACIONADOS