CEMENTERIOS: PUNTO DE ENCUENTRO DE LA MUERTE, VIDA Y ARQUITECTURA

Al pensar en el lugar donde nuestros seres amados descansan una vez que su vida ha terminado trae consigo ciertos valores connotativos: tristeza, frialdad, y por obviedad, la muerte.  Sin embargo, en estos espacios hay vida, tanto en recuerdos como en la misma arquitectura de los recintos donde descansan aquellos que se nos adelantaron. Diversos arquitectos tienen esto en mente y buscaron crear o transformar espacios, donde se puede encontrar belleza, e incluso nuevas formas de vida.

Jardín Funerario, (México)

En Veracruz, México, el taller de arquitectura buscó crear un ambiente armónico apoyándose en el medio natural y su grande explanada. Como su nombre lo dice, el jardín crea un entorno en el que los sentidos puedan distraerse con los elementos de la naturaleza.

Las urnas que residen ahí se colocan en nichos horizontales dentro de edificios conceptualmente  “vacíos”. Se planean diversas etapas de proyecto en las que busca implementar secciones como un parque, una capilla ecuménica e incluso un pequeño lago con algunos mausoleos.

Arquitectura: Taller DIEZ 05

Fotografía: Luis Gordoa


Cementerio Igualada,  (España)

Concebida por sus arquitectos como “La ciudad de los muertos”, en este espacio se encuentra plasmado la concepción poética que ellos tenían acerca del ciclo de la vida, y su vínculo entre presente, pasado y futuro. Es un paisaje escalonado, en la cual la zona de entierro se encuentra rodeada de muros y los nichos, y éstos obstruyen la vista para el visitante y así aquello que podrá observar será el cielo.

En un segundo nivel, se encuentran lo que hubieran sido una capilla y un convento, pero nunca se finalizaron. Sin embargo se puede percibir incluso en estas áreas las sensaciones generales que transmite el proyecto: espacios abiertos y desprovistos cuya intensión es reflejar  soledad y serenidad.

Arquitectura: Enric Miralles y Carme Pinos

Fotografía: Velcro


Salón comunitario del Cementerio Sayama Lakeside, (Japón)

La cultura oriental es caracterizada por darle valor y un lugar importante a la espiritualidad y el tiempo de reflexión. Es por eso que al pensar en un salón comunitario dentro del espacio como lo es un cementerio, no suena tan fuera de lugar como pudiera serlo en occidente. Los arquitectos buscaron rescatar la hermosa vista que se puede observar desde la elevación del lugar, pero jugaron con las vistas del paisaje y varian desde que perspectiva se observan. 

Para las personas que se encuentran de pie, se puede observar la naturaleza y los reflejos del sol. La altura del techo se reduce progresivamente hasta acercarse a las ventanas, donde se encuentra una banca que busca invitar a los visitantes a tomar un momento de descanso y reflexión, con vista hacia su entorno como la vegetación y la vida en la ciudad.

Arquitectura: Hiroshi Nakamura &NAP

Fotografía: Koji Fujii/ Nacasa & Partners



ARTÍCULOS RELACIONADOS