VIVIENDO AL EXTERIOR

Quién no sueña con vivir al aire libre, rodeados de una magnífica vegetación y disfrutando de la naturaleza desde una terraza. Gozar de un espacio asomado al exterior en una atmósfera cómoda y relajada, además de ser placentero, es muy saludable.

Abrir tu casa al exterior es sumamente refrescante en una terraza a cielo abierto, o cubierta por pérgolas o estructuras que protejan del sol. Para que la vida al aire libre resulte gratificante hay que elegir muy bien las piezas y los muebles que lo integrarán, ya que deben ser resistentes y que no requieran un gran mantenimiento. Vale la pena invertir en muebles de calidad para que sean durables y luzcan siempre en buenas condiciones.

Diseño: MIDO


La terraza es un sitio ideal para instalar muebles cómodos, frescos y resistentes; del mismo modo se puede adecuar una zona de comedor, una barra multiusos, una parrilla o asador, y tener como remate visual el verde del jardín. El concepto arquitectónico debe armonizar con el resto de la construcción de la casa y contar con instalaciones eléctricas y una adecuada iluminación.

Diseño: Arq. Félix Blanco


¿QUÉ TAL UNA PÉRGOLA?

Las pérgolas son ideales para cualquier espacio abierto. Crean privacidad y permiten que circule el aire mientras dan resguardo y sombra. Para una protección solar mayor se pueden colocar enredaderas o plantas trepadoras con flores que lucen muy atractivas. Igual se puede instalar tela tipo toldo formando pequeñas ondas entre una viga y otra. Las pérgolas son el lugar  idóneo para leer, cenar y también pueden albergar una espléndida hamaca de jardín donde descansar. Los materiales con los que se construye una pérgola son muy variados, desde madera o piedra hasta aluminio o forja. Cualquier tipo encaja de maravilla con la naturaleza y da vida a un espacio que con las altas temperaturas en verano sería imposible usarse.

Diseño: Muro Rojo Arquitectura


CREAR UN “CHILL  OUT”

El término “chill out” en decoración se relaciona con la relajación. Si llevamos este tipo de ambiente al aire libre se puede crear en una zona amplia, al ras del suelo y colocar colchonetas con telas resistentes a la humedad y al sol, de preferencia desenfundables y lavables. La idea es hacer un espacio muy cómodo lleno de cojines. Jugar con las combinaciones de color en los textiles imprime alegría y personalidad. Se pueden utilizar telas con motivos marinos en tonos azules y verdes, o dejar volar la imaginación y colocar coloridos cojines sobre una base de colchón blanco o crudo. Como toque final, rodea el área de farolitos y velas. Lograremos un mirador a la naturaleza y a las estrellas.

Diseño: MAAD Arquitectura y Diseño


INSTALAR UNA BARRA

Cuando las dimensiones lo permiten, lo más práctico es diferenciar varias zonas con muebles apropiados a cada uso. La sala de estar puede estar en la parte más amplia y el comedor acercarse en lo posible a la cocina o contar con una cocineta exterior que albergue una práctica barra con bancas altas. Una barra o meseta siempre será de gran utilidad en reuniones o para disfrutar el día a día teniendo a la mano un espacio disponible para servir bebidas y, de ser posible, colocar en la parte posterior una televisión sujeta a la pared tipo bar, para darle un plus al espacio y  se aproveche al máximo. 

Diseño de Cordelia Cortés, de Unuo Interiorismo