RECÁMARAS, UN TODO EN ARMONÍA

Nada como llegar al lugar más íntimo y relajante de la casa: el dormitorio. La recámara es sinónimo de reposo y tranquilidad; un sitio para renovarse día a día con el descanso y refugiarse cuando se desea privacidad. No hay mejor espacio para envolverse en un ambiente de orden y armonía.

El color, los acabados, la ropa de cama, cortinas, tapetes, etc., son parte de los elementos que integran una habitación, pero si su diseño inicia de cero, se debería tomar como punto de partida el color.

La elección del color en el dormitorio no sólo es cuestión de estética, sino también es importante tener en cuenta la “psicología del color”, que es una rama de la psicología dedicada a estudiar los efectos de los colores en la percepción humana. Es de suma utilidad para conocer los sentimientos que puede despertar en las personas. El color conecta con las emociones en el cerebro y está comprobado que incluso puede influir en los estados de ánimo y la concentración. Elegir el color será primordial en la decoración de una habitación.

Interiorismo, mobiliario y accesorios decorativos, Calleveinte Mérida


La ropa de cama: para descansar y reponer energía, es esencial dormir cómodos y relajados en un ambiente agradable, pero sobre todo en un buen colchón y con la ropa de cama adecuada. Las prendas deben ser de textura ligera y suaves al tacto. La ropa de cama no sólo es funcional, sino que también es la encargada de dar vida, color y es un excelente recurso para decorar la habitación. 

Diseño de Lorena Vieyra


Cortinas: para un sueño reparador y el correcto descanso de la mente, se debe dormir en total oscuridad, por lo que es impotante incluir cortinas que brinden privacidad y confort.

Las cortinas deben crear una atmósfera recogida para que la luz del sol no moleste en los momentos de descanso.

Lo más recomendable es que siempre se elijan colores que combinen con toda la decoración y sea en función del tamaño de la pieza y el estilo de cortina; para los espacios pequeños se deben usar cortinas ligeras y lisas, y para los de grandes dimensiones se pueden emplear las de tela más mullidas para crear abrigo y calidez.

Cortinas y papel tapiz de Doselle


Recubrimientos: una solución increíble y muy decorativa sería incluir un recubrimiento en las paredes de la habitación para dar un efecto muy cálido. En la imagen se percibe una decoración muy acogedora con el recubrimiento tipo madera que envuelve dos paredes y llena de personalidad el ambiente. La madera se repite en el piso y junto con el mobiliario de líneas actuales forma una encantadora recámara juvenil. Cabe destacar el empleo del color amarillo en el escritorio para inyectar alegría y vitalidad.

Diseño de DKOR Interiors

 


El tapete o alfombra: nada más acogedor en un dormitorio, que la suave textura de una alfombra debajo de los pies descalzos. Es un elemento muy recomendado en habitaciones y es capaz, por sí solo, de elevar la categoría en la decoración. En esta recámara incluyen una alfombra de gran formato en un elegante estampado clásico. Enmarca sutilmente el área de la cama y los burós abarcando incluso el sillón de lectura. Una paleta de tonos neutros, junto a un sofisticado mobiliario, hacen que en esta habitación principal se perciba una atmósfera sofisticada y llena de buen gusto.

Diseño de HA Style for Living / Héctor Arellano, de Arteuropeo