CINCO RODAVENTO

Arquitectura: Gómez Crespo+Gaxiola Arquitectos, en colaboración con Waldemar Franco con Eugenio Garciadiego Fossas

Construcción: Gaxiola Arquitectos, en colaboración con Alfredo Sánchez

Paisajismo: Pedro Sánchez

Interiorismo: Mariana Valero-Amass&G

Cinco Rodavento es el hotel de lifestyle en Valle de Bravo por excelencia, para quienes se divierten saliendo de lo común.

Ubicado en una de las calles más emblemáticas del pueblo, la esencia de Cinco Rodavento va más allá de un espacio único para compartir, propone interactuar con todos tus sentidos, donde el recurso más importante es el huésped, y el hotel pone los espacios y escenarios perfectos para lograrlo. Además, Cinco está íntimamente ligado al arte, el diseño, la música, la mixología y los happenings espontáneos. 

Es un hotel boutique contemporáneo en la entrada al centro de Valle de Bravo. Este Pueblo Mágico, pequeño y pintoresco, rodeado de cadenas montañosas se encuentra a sólo 2 horas manejando desde de la Ciudad de México.

La arquitectura de Cinco Rodavento propone apegarse a la imagen urbana tradicional de este Pueblo Mágico, motivo por el cual la fachada principal adopta una imagen de casona de pueblo con pocas ventanas, muros en color blanco, rodapié en color rojo, techos a base de vigas de madera y teja, como el resto de las casas del centro. El acceso principal está marcado con un acento contemporáneo en placa de acero donde se encuentra grabado e iluminado el nombre del hotel.

El interior del edificio presenta un esquema tradicional de patio central, en este caso, un jardín central donde converge la mayoría de las habitaciones y los espacios sociales. Una fachada compuesta por una gran celosía de vigas de madera colocadas en sentido vertical otorga la personalidad contemporánea de su arquitectura interior. Con ello, un juego de luz y sombras se presenta constantemente durante el transcurso del día, y la privacidad de las habitaciones es reforzada por dichos elementos. La arquitectura de paisaje es utilizada de manera importante para complementar los distintos ambientes del hotel.

La decoración se enfoca en crear ambientes de un confort despreocupado, utilizando madera de encino en carpintería fija, granito acabado leather, pisos de pasta con colores de la naturaleza local, que brindan un ambiente casual, orgánico y en total armonía con su entorno, al igual que un espacio abierto para la convivencia social.

La reconocida diseñadora jalisciense Mariana Valero empapó las 29 habitaciones de Cinco Rodavento con una sutil influencia vallesana, usando un minimalismo cálido con trabajos en madera y mármol y una original propuesta de arte inspirado en naturaleza, elementos de aventura y urbanos que al combinarse logran un ambiente divertido y original que convive en perfecta armonía con los alrededores.

El roof garden se convierte en el espacio favorito del huésped, lugar en el cual se encuentra la terraza, alberca y bar “Rüf”, los cuales gozan de espléndidas vistas hacia el lago y las montañas que circundan Valle de Bravo.


ARTÍCULOS RELACIONADOS