CITIZENM

Diseño: Concrete y Ellis Miller

Fotografía: cortesía de Concrete

Sumamente urbano, este hotel refleja al cien el estilo de la cadena de hoteles CitizenM, situado en el corazón del bullicioso barrio de Shoreditch, una zona muy popular y de moda de Londres.

Los almacenes industriales se han convertido en departamentos y oficinas, de los cuales muchos se adaptan a la industria creativa. La transformación también trajo bares, restaurantes y galerías a la zona, creando una vibrante escena social y cultural, ideal para hospedarte en el CitizenM.

El resultado del diseño del hotel se debió a la colaboración anglo-holandesa del estudio Concrete, en Ámsterdam, y Ellis Miller con sede en Londres. El edificio está situado en el antiguo viaducto ferroviario y fue diseñado con una línea similar al del todavía activo viaducto. Una estructura de acero de dos pisos sigue la repetición, las proporciones y el ancho exacto del viaducto ferroviario. El vestíbulo del hotel se encuentra en el primer piso y está suspendido bajo la estructura de acero, dando lugar a un balcón con vistas a los antiguos trenes. Se colocaron ocho plantas de módulos prefabricados en la parte superior de la base de acero que aloja las habitaciones del hotel. Las ventanas están unidas por grandes marcos, rompiendo la escala del edificio y haciendo referencia al patrón original del ladrillo de un almacén antiguo.

Un colorido mural de AVAF se extiende hasta el primer piso, combinado con la icónica escalera de caracol, la cual invita a la gente a entrar en el edificio y visitar el hotel.

El lobby está rodeado por grandes ventanales de piso a techo ofreciendo una vista sobre la plaza Holywell Court. Un colorido mural de AVAF se extiende hasta el primer piso, combinado con la icónica escalera de caracol, la cual invita a la gente a entrar en el edificio y visitar el hotel. Al ingresar a la primera planta, los huéspedes tienen una vista clara de todo el espacio, un salón librería, el bar y cantinaM con grandes mesas comunales.

La filosofía del hotel siempre ha sido el lujo asequible para la gente. Sus 2016 habitaciones cuentan con tabletas para controlar y atenuar los colores de las luces, cerrar las cortinas, controlar el clima, ver la televisión o conectar los dispositivos móviles.


ARTÍCULOS RELACIONADOS