Ryo Kan

Diseño:
Regina Galvanduque
Interiores:
N/A
Arquitecto:
N/A
Fotografía:
Cortesía de Ryo Kan

Abrir las puertas del nuevo Ryo Kan Mx, es entrar en una dimensión donde el tiempo pasa a un ritmo más suave y la atmósfera invita a relajar los sentidos y restaurar la paz interior.

Este oasis japonés es el primer Ryokan de Latinoamérica, ubicado en el corazón del emergente “Little Tokyo” de la Ciudad de México. Es un alojamiento singular que integra la identidad y los valores japoneses y mexicanos manteniendo un perfecto equilibrio entre tradición y tecnología de vanguardia, e incorporando el distintivo servicio Omotenashi: el arte de recibir y hacerte sentir como en casa combinando el culto a las formas y el deseo de mantener la armonía sin pretensiones y acogiendo al huésped desde el corazón.
Regina Galvanduque, miembro de GLVDK Studio, fue la encargada de la obra de este nuevo y singular alojamiento, que se inspira en diferentes elementos del estilo de vida y la cultura japonesa, profesando los principios de simplicidad y armonía con la naturaleza. La fachada, diseñada imitando los pliegues de papel origami, marca la entrada al espacio sereno del Ryokan. En el interior, los materiales y texturas naturales de origen mexicano ofrecen el trasfondo perfecto para un jardín japonés, una biblioteca abierta y una sugerente área de bienvenida. 

Las diez habitaciones –cada una con diferente estética e identidad, listas para adaptarse al gusto y las necesidades del huésped–, han sido concebidas siguiendo la premisa de las casas milenarias de Kyoto y personalizadas con bejuco presente en la arquitectura maya, piedra terrazo y madera de encino. Decoradas con tapetes tatami, así como camas tradicionales, paredes modulares corredizas y otros elementos inconfundibles de la cultura nipona, también cuentan con detalles de gestión domótica y automatizada, fácilmente regulada a través de una aplicación propia. 

El jardín zen –corazón del ryokan– yuxtapone oriente y occidente, lo tradicional y lo con- temporáneo alejando el bullicio urbano. Las instalaciones incluyen, además, una acoge- dora biblioteca, una terraza con cuatro onsen –baños típicos japoneses clásicos–, donde puede disfrutarse con total relajación de una agradable vista de la ciudad, y una sala spa para tratamientos faciales y corporales.