LOS DIFERENTES USOS DEL SOFÁ EN L

Hoy en día, el sofá en L no es un mueble exclusivo para la sala de TV, también se puede ubicar en la sala principal de la casa o en la terraza, ya que goza de muchas ventajas.

Medidas y diseño:

Es muy importante tener en cuenta la medida del espacio donde deseas colocar el sofá en L; que no te quede muy grande ni tampoco que te sobre mucho espacio. Si tu área es amplia, puedes optar por un sofá más grande en longitud y en profundidad. Otra ventaja que tiene este sofá es que suele venir en módulos, así que fácilmente puedes ir aumentando su tamaño si es necesario y además complementar el espacio con otros muebles como silletas, taburetes o incluso con un chaise. Y si tu espacio es más reducido, quizás no coloques silletas, pero si podrías optar por el taburete como complemento.

Proyecto: C Cubica Arquitectos


Diseño: Concepto Taller de Arquitectura


Orientación de la L:

Este tema es sumamente importante; primero debemos elegir un punto focal, es decir, hacia dónde queremos ver cuando estemos sentados en nuestro sofá: hacia la televisión, hacia la chimenea, ¿hacia la ventana? Después, como es un sofá en L, el lado más largo lo ubicaremos de frente a ese punto focal. Pero la parte que da la vuelta, ¿de qué lado la queremos poner? ¡Ojo!, porque te puedes confundir y bloquear un paso, una hermosa ventana o hacer muy incómodo el acceso a tu sala; entonces, debes tener muy en cuenta de qué lado debe ir la vuelta y tomar en cuenta todos estos aspectos.

Aquí, lo importante es que podamos elegir qué queremos antes de comprar el sofá y no que el sofá mande y lo tengamos que colocar de una forma que no nos gusta, porque al momento de adquirirlo no analizamos la orientación.

 

Mobiliario: Artesano


Diseño: Studio 240


Textiles:

En la actualidad, los sofás se tapizan principalmente con telas de algodón, fibras mixtas, chenilles, linos, viniles o piel, y aunque muchas tienen una apariencia muy natural, la gran mayoría tiene un importante porcentaje de poliéster, con el fin de obtener una tela más resistente que no absorba las manchas ni se decolore; de lo contrario, una tela 100% de algodón o de lino, tienen un tiempo de duración menor y suelen absorber con más facilidad el polvo. Sin embargo, si para ti la sensación al tacto es muy importante, evalúa costo-beneficio y toma la mejor decisión, lo importante es estar feliz con el sofá que siempre soñaste. 

Interiores: ARRCC


Interiores y mobiliario: Ezequiel Farca+ Cristina Grappin


Tips:

1. Que tus asientos o todo el sofá pueda desfundarse para poder lavarlo.

2. El sofá en L es preferible adherirlo al piso para que no se dispersen los módulos.

3. Elige telas de trama cerrada (varias pasadas de hilo por pulgada) y así evitarás que se deforme con el uso; es muy importante la resistencia, no sólo el tacto.

4. Antes de lavar las fundas de tu sofá es muy importante tener en cuenta el tipo de tela, ya que si es de algodón o lino tienes que tener un mayor cuidado y no puedes meterlas en secadora porque se encogen.

5. Al momento de lavar tus tapices también hay que ser precavidos con los productos para desmanchar, porque en lugar de tener nuevamente un sofá impecable, puedes empeorarlo y dejar la tela decolorada o mareada.

Diseño: Mayer Hasbani

 

 

 


Diseño de Olga Hanono