CAMBIO ROTUNDO A LA RECÁMARA

Hay una gran diferencia entre tener 13 años a cumplir 18 años. Entre diversos cambios también hay un cambio en el gusto. Es la transición de ser niño a un adulto joven.

La decoración original de la recámara era infantil, y en tonos fuertes que oscurecían el espacio.El papel tapiz con mucho dibujo y con un patrón grande en tonos fuertes que saturaban el espacio y lo hacían ver muy chico. Los muebles grandes de madera tenían un acabado plata al igual que las puertas de la habitación.


Para la remodelación se pensó en mantenerlo femenino con colores claros y frescos con los tonos “palo de rosa” y el fucsia como acentos de color, en contraste con maderas oscuras en tonos rojizos y complementando con elementos metálicos en acabado cobre.   


La mayoría de los muebles grandes fueron reutilizados en la remodelación, solo cambiando el tono y extendiendo con otros muebles para complementarlos como en el caso del nuevo escritorio.