DE UNA CASA CERRADA POR 35 AÑOS

El proyecto Casa GAMA se trata de la remodelación de una casa ubicada en el centro poniente de la ciudad de Mérida, Yucatán, construida alrededor de los años cincuenta.

Cuando la casa fue adquirida había estado cerrada por cerca de 35 años. Encontrarse con una casa en esa condición, es descubrir espacios congelados en el tiempo y que en su momento respondieron a las necesidades, economía y condiciones de una época. En principio fue construida la porción que se encuentra al frente del predio, actualmente sala, comedor y cocina; en años posteriores el resto de la casa, cosa que se intuye por las diferentes técnicas constructivas utilizadas, desde mampostería en los muros, así como muros de block vibro-comprimido, losas coladas e igualmente de vigueta y bovedilla. Muros no alineados, diferentes alturas y pisos de pasta verde (populares en la región en el año en que fue construida) fueron características que se descubrieron al recorrer la casa por primera vez.


En la remodelación, la intención fue sacar el mayor partido de lo preexistente, reutilizando muros y losas, empleando una paleta de materiales limitada manteniendo sobriedad en el diseño, sin dejar de contar la historia que la propia casa cuenta: el paso del tiempo a través de ella y sus peculiares recovecos. Fue así que se decidió optar por tres acabados principales: concreto aparente, loseta cerámica oscura y pintura blanca, acentuando ciertos muros de un tono azul grisáceo. La circulación principal es marcada por un camino de concreto aparente, que empieza desde el pórtico de acceso y continúa por el pasillo que conecta todos los espacios de la casa hasta terminar en el patio con la terraza; dicho pasillo evidenciaba la irregularidad y quiebres de la forma del predio, lo que se pretende perder mediante un camino de piedras de mármol boleada, iluminadas indirectamente, que absorben la distancia variable entre el muro colindante y el firme de concreto. Los pisos de cerámica coinciden con los espacios habitables de la casa, presente en sala, comedor, cocina, baños y recámaras. Partiendo de un estilo industrial, el mobiliario es en su mayoría de herrería pintada en negro mate con madera nogal, algunos otros artículos fueron adquiridos en ventas de garaje y tiendas de antigüedades.


Se decidió mantener la estructura primordial y designar nuevos espacios, un claro ejemplo de ello es la cocina, que se situaba en la parte trasera y actualmente es una terraza techada, que desde el momento en que la conocí se pensó en ese espacio como un lugar de contemplación para aprovechar las bondades que la naturaleza nos brindó en medio de la ciudad: un oasis verde en el patio trasero. La casa era oscura y húmeda, por lo que para brindar iluminación y ventilación natural a los cuartos y baño se generó un pequeño patio interior que conecta estos tres espacios; para ello fue necesario demoler parte de la losa que se encontraba dentro del cuarto. Al fondo del predio se ubicaba un baño independiente de la casa, originalmente la idea era demolerlo en su totalidad, fue hasta percatarnos que los primeros 1.30 metros del muro se trataba de mampostería, por lo que se decidió demoler la losa y el resto del muro de block vibro-comprimido, y utilizar la forma original del muro de mampostería del baño para dar lugar a una alberca junto a la terraza.


ARTÍCULOS RELACIONADOS