Inicio · Nuestras Casas · Sutil integración

Sutil integración

Para entender perfectamente las necesidades y deseos del cliente, como primer paso se le hizo llenar un cuestionario detallado que diera como resultado un programa arquitectónico adecuado, para posteriormente darse a la tarea de seleccionar el terreno con las características que respondieran a éste.

Entre los requerimientos destaca el deseo de una casa con pocos desniveles, un tanto lineal, por lo que se adquirieron dos lotes que cuentan con una vista hacia una corriente natural de agua y en la parte posterior, hacia las montañas.

El acceso desde la calle es un camino que va paralelo al arroyo, en medio de un tranquilo jardín que transmite un sentimiento de intimidad, para luego ampliar la visual hacia una sorprendente doble altura con transparencia con vista al paisaje.

Entre los dos cuerpos que conforman la casa se abre una grieta en el pavimento a manera de fuente o espejo de agua, que visualmente se integra con el arroyo natural.

La sala está orientada al oeste, ya que particularmente, en esta parte de la Ciudad de México, el sol del atardecer proyecta una luz muy intensa, para lo que se creó, de la mano con el artista mexicano Carlos Aguirre, unos paneles de celosía giratorios y con perforaciones inspiradas en la vegetación adyacente. Estos paneles funcionan perfectamente para controlar la cantidad de luz que se desea permitir en el interior y además son un espectáculo visual.

Toda la casa está construida con hormigón de adobe expuesto en paredes y techos; los pasillos que conectan los espacios son largos y destinados a ser disfrutados al caminar y admirar alguna obra de arte. El paisaje, el espacio en sí como parte de la arquitectura y distintos jardines zen que resultan de la intersección de los muros, aportan una vista simple, pero sorprendente.

Además del proyecto arquitectónico, el despacho se hizo cargo del diseño interior y la selección de las piezas de mobiliario.

La galerista Nina Menocal fue la curadora artística de la casa, y el resultado final fue el de una bella y acogedora residencia, de diseño cálido, contemporáneo con un mínimo impacto al entorno natural.

Despacho Garduño considera una gran suerte el haber sido elegido para diseñar la Casa VG dentro de un ambiente y entorno natural, al cual había que adaptarse e integrarse sutilmente.

Diseño: Garduño Arquitectos / Arq. Juan Garduño, Arq. Ricardo Guzmán y Arq. Sajid Saucedo.
Diseño interior: Paulina Nales.
Fotografía: gloria medina
También te puede interesar
Nuestras Casas
El caribe de altura
Nuestras Casas
Conexión con lo natural
Nuestras Casas
Naturalmente confortable
Nuestras Casas
Sobrio y clásico