ENCUENTRO Y CONTRASTE

Arquitecto: Pablo Larroulet | LARROU @larrou_arq

Ubicación: Puerto Natales, Chile

Año: 2019

Fotografias: Fernanda Del Villar @mfdv_ 

Construcción: Braco @braco_constructora

Patagonia es uno de los destinos turísticos más importantes de Chile y el mundo, una geografía que sorprende por su escala, naturaleza salvaje y por la relación que se genera entre el visitante y el paisaje.

El encuentro entre los elementos naturales impacta a primera vista, esa conexión que existe entre agua y glaciar, roca y montaña, árbol y tierra, un contraste de materias, formas y colores, entre lo sólido y lo líquido, entre el quiebre de las montañas y la explanada del valle.

El proyecto nace a partir de este concepto; encuentro y contraste, una arquitectura que emerge de la tierra y se convierte en parte de la naturaleza, quiebres que se levantan como montañas, volcanes y glaciares en el horizonte de Puerto Natales.

El proyecto se emplaza en Puerto Natales en lo alto del valle al final de una suave pendiente con vistas panorámicas, donde el horizonte se ve interrumpido por quiebres naturales que emergen, volcanes, montañas y glaciares.

El encargo consiste en 6 módulos de habitaciones privadas y un módulo común de relajación, reunión y cocina

Los 6 módulos prefabricados en madera se construyeron en un astillero y luego fueron instalados en el sitio, posicionados estratégicamente para enmarcar las vistas a las distintas atracciones naturales y obtener la mayor cantidad de luz natural durante el día. Toda la construcción fue proyectada sobre pilotes para generar el menor impacto en el terreno existente. 

Los espacios están diseñados para que uno pueda experimentar el flujo continuo de la naturaleza, tanto dentro como fuera.

La lenga es una especie nativa típica de la zona y envuelve el proyecto incluso en las cubiertas, protegiendo la estructura de las extremas condiciones climáticas. La lenga está adaptada para crecer en lugares de suelos pobres, climas fríos y fuertes vientos, donde ninguna otra especie suele adaptarse.

El envejecimiento del material es un aspecto clave del proyecto para lograr una fusión entre lo construido y el paisaje. La arquitectura busca con el tiempo adaptarse a su entorno, sin competencias ni pretensiones, haciéndose parte de ella.