LOFT POBLENOU

Proyecto: The Room Studio / liderado por Meritxell Ribé y Josep Puigdomènech

Construcción: The Room Work

Fotografías: Mauricio Fuertes

Luminosidad, amplitud y calidez en los espacios fueron las premisas principales para este proyecto de vivienda tipo loft en la zona de Poblenou de Barcelona.

En este loft de 300 m2 y de doble altura, se realizó un proyecto decoración y organización de los espacios. Se obtuvieron áreas abiertas, diáfanas y actualizadas en este loft industrial con techos que llegan a alcanzar los 5 metros de altura.

En la zona de Poblenou de Barcelona, los propietarios buscaron crear una vivienda cuyos principales objetivos fueron la fomentación de la arquitectura propia de la estancia, enfatizando el estilo industrial y los materiales con las nuevas piezas incorporadas a cada área. Se quisieron mantener algunos elementos originales del loft como las instalaciones vistas, los materiales naturales y sus imperfecciones, y una parte más creativa de obra. Además, los clientes tenían la idea de destinar el espacio tanto para vivir como para celebrar eventos y exposiciones relacionados con el mundo del arte. Para ello, se creó un espacio muy versátil y polivalente capaz de abarcar diferentes usos y, en ocasiones, simultáneamente. Se pueden apreciar espacios más amplios destinados al ocio y otros más recogidos y privativos, como la habitación suite. En la zona posterior se encuentran dos habitaciones de invitados y un despacho.

En el área principal se buscó realizar una distinción de cada rincón pero dotando a cada uno de un uso singular. Se llevó a cabo a través de la colocación de piezas de mobiliario y el despliegue de alfombra que permitió hacer este tipo de división de forma natural y muy visual. Este espacio se encuentra iluminado por tres luminarias suspendidas de grandes dimensiones, ayudando a potenciar la doble altura junto a un diseño muy minimalista, sofisticado y ligero para no intervenir en la visión de la arquitectura propia de la vivienda. Se conservó la cocina original de estilo industrial, incorporándola al nuevo diseño e integrándola con la gama cromática del resto del loft. Se incluyeron taburetes y las icónicas lámparas Campari de Ingo Maurer, dando así la nota de color rojo que se repite en algunos espacios.

Para el comedor se colocaron piezas muy especiales y con carácter, acoplándose al estilo moderno y aportando la nota de diseño contemporáneo. Esta combinación permitió obtener fluidez, encontrando el equilibrio perfecto entre confortabilidad, diseño y calidez. La zona de proyección se creó con una doble utilidad; por un lado, servirá de expositor y refuerzo en los eventos y, por otro lado, se utilizará de una manera más informal y particular para la visualización de películas. El sofá con forma curva permite la visibilidad tanto del proyector oculto en la pared trasversal como de la televisión en la lateral, así como romper con las líneas tan rectas. 

El centro del loft se marca como eje canalizador del salón el sofá isla modular, muy funcional y con la posibilidad de cambiar de posición según las necesidades. La suite se concentra en el segundo nivel de la vivienda, con vistas al resto del espacio e incluye piezas que añaden practicidad y se buscó crear un área más acogedora e íntima.


ARTÍCULOS RELACIONADOS