SALVAJE PARAÍSO

Localización: Terrasa, España

Autor/es: Egue y Seta (Daniel Pérez+Felipe Araujo)

Fotografía: Vicugo Studio

Egue y Seta huyen de nuevo de los muros ciegos y apuestan por la vegetación y las transparencias como separadores blandos y sensuales. La transparencia y la permeabilidad espacial encuentran un nuevo referente en esta vivienda con alma de loft y corazón ajardinado.

Entramos a este antiguo local comercial, transformado en vivienda por una puerta doble de madera maciza de iroco barnizado con herrajes en hierro chorreado, forjados en los talleres propios del dueño de la vivienda. No hablamos de los típicos juncos de bambú ni del ya tradicional jardín interior tipo Zen, sino de un jardín con especies locales de arbustos de diferente altura sobre un lecho de corteza de pino, bañados por una cascada de luz que emana de una falsa claraboya. Alrededor de este jardín: toda la casa.

Un elegante sofá en forma de U, empotrado y tapizado en terciopelo color cemento. Sobre él, una ecléctica pero sutil mezcla de cojines de diseño tejidos a mano por la abuela, comprados en tiendas de segunda mano, o en portales de decoración online.

Tras una puerta corrediza, el baño de cortesía es la auténtica joya “verde” de la vivienda. Mirando directamente sobre el jardín a través de una pared cristal, podemos lavarnos las manos en un esbelto lavabo tipo peana con grifo de suelo niquelado. El espejo sirve para comprobar nuestra apariencia, pero sobre todo para traer al interior de este pequeño recinto toda la frescura y tonalidades de verde que hacen de esta casa un cómodo refugio y un salvaje un paraíso.

El brillo metálico mimetiza electrodomésticos de última generación. Tras puertas corredizas de cristal, hay una alacena transparente, en la cual se encuentran almacenados pero vistos, “delicatessen” locales, especies frescas, y vinos; todo iluminado por proyectores orientables de carril y sobre un fondo de pizarra y trazos de tiza. Encima de la isla central, que es a la vez mueble de almacenamiento de menaje y zona de preparación cuelgan, dos lámparas y a su alrededor, cinco taburetes metálicos “Bofinger” de la misma casa, convierten la superficie en barra o desayunador.

En la habitación, la cama y su cabecera destacan por su diseño honesto y su inaparente complejidad. No obstante, la pieza fabricada a medida en roble natural y rejilla de alcantarillado, es a la vez canapé, mesa de noche, cabecero iluminado, tabique divisorio y armario zapatero en su cara posterior. Tras él, un vestidor de líneas puras y fabricado en laminado gris se refleja sobre un espejo de camerino de cuerpo entero, y ofrece a su vez, sobre un suave revestimiento de moqueta a juego, el espacio de almacenamiento y asiento suficiente para satisfacer las necesidades de una pareja que disfruta de vestir bien y coleccionar zapatillas deportivas.

La planta alargada y rectangular que define el cuarto de baño principal, se distribuye de forma simétrica para ofrecer dos inodoros y dos zonas de tocador independientes separados por un amplísimo plato de ducha de común. En su parte posterior, un banco de hormigón encofrado alberga la grifería de acero inoxidable y atraviesa las mamparas de cristal para convertirse, a cada lado de la ducha, en encimeras de lavabo. Sobre ellas, piezas circulares de porcelana en forma de cuenco y grifos de sobre encimera de acero inoxidable conforman el tocador, conjuntamente con espejos que se descuelgan desde el techo y flotan sobre la gran ventana que mira hacia el jardín.


ARTÍCULOS RELACIONADOS