CASA MODERNA PARA UN ESTILO DE VIDA CONTEMPORÁNEO

Arquitectura: Estudio Árbol de Color Arquitectura

Fotografía: Magdalena León

El estudio Árbol de Color Arquitectura, dirigido por el arquitecto Marcial Cortés-Monroy,  realizó la adaptación de esta casa ubicada en Santiago de Chile, la cual proyecta una arquitectura moderna correspondiente a fines de los años 50 en un barrio que fue representativo de esa época.

Los dueños de la casa, una pareja con cuatro hijos, quedaron encantados por su ubicación y por su estilo, limpio, sencillo y sofisticado, características muy definidas de aquella modernidad que existía en Santiago, acompañada de una buena y sólida materialidad. El desafío para el estudio fue incorporar un modo de vida contemporáneo a esta vivienda.

La casa tiene una relación de fluidez entre sus espacios físicos y visuales. Se eliminaron divisiones y se le dio continuidad a los cielos, añadiendo una amplia galería de arte  que funge como eje central de la casa, conectándola a la sala y comedor, ambos unidos por varios ventanales que permiten contemplar el hermoso jardín. En cuanto a los materiales para el primer piso se ocuparon; pavimento pétreo, mármol travestido y baldosas al líquido especialmente diseñadas para la casa.

La cocina, al ser uno de los lugares favoritos y punto de encuentro para esta familia, se amplío para poder realizar distintas actividades, tanto para comidas como para momentos de interacción y plática entre los miembros de la casa o posibles invitados.

El amplio acceso principal de la casa muestra un estilo rígido, destacado por su volumen limpio que a la vez es utilizado como estacionamiento.

El segundo piso se modifica estructuralmente para crear 4 dormitorios y se amplía para la concepción de la recámara principal, separados por una sala de estar. 

Las terminaciones en madera de cedro, son el elemento homogéneo de la casa; se encuentra en los revestimientos de muros, cielos en 2º piso y en todas las puertas, lo que le aporta un sello distintivo de cálido color y profundiza la experiencia e identidad junto con su aroma.

El baño principal, con acabados de cedro, otorga cálidez al espacio. La presencia de las celosías acentúan la influencia oriental que inspiró la arquitectura moderna de principios del siglo XX. Estos elementos están presentes en las fachadas, lo que aporta un tamiz de luz que da particular sensibilidad a la intimidad del hogar.

Finalmente, la casa pareciera que se concibió de esta manera desde un inicio, al no perder su esencia y evolucionar su especialidad para acoger una vida más flexible y pensada en la interacción familiar común en el Chile del presente.


ARTÍCULOS RELACIONADOS