PAISAJE Y ARQUITECTURA, RELAJACIÓN CONTINUA

Diseño y dirección arquitectónica: Método Arquitectos, Arq. Bernando García y María José Villareal

Ubicación: Valle de Bravo, Estado de México

Fotografía: Tatiana Mestre

La arquitectura tiene el efecto de situarnos en un lugar y de hacer posible la habitabilidad de un sitio. En cierto sentido es la herramienta más importante del hombre para poder interactuar con el paisaje o con el entorno que lo rodea.

En sitios con paisajes imponentes, la arquitectura pone en escala y sirve como transición para poder -a distancia- absorber el entorno. Solamente a través de ella se puede apropiar de un paisaje y vivirlo.

La intención de la Casa A es justamente apropiarse del entorno privilegiado en donde se sitúa, pretende que el habitante viva el lago. La forma de A que es característica de las casas de la zona y es impuesta por un reglamento local, es aprovechada a su máximo potencial para lograr esta relación. Para esto fue importante lograr que la estructura formara parte de todos los espacios y del programa; adicionalmente, que fuera un elemento coherente con el funcionamiento de la casa.

La vista principal del lago hacia el norte y el clima frío sub-húmedo obligó a buscar orientación solar en otras direcciones. Para esto se abrieron balcones laterales que permiten recibir los rayos del sol en las mañanas y en las tardes, también aprovechando los ángulos más agudos de la forma de A, que de otra forma hubieran quedado inutilizados.

La mezcla de materiales naturales como piedra, madera, acero y cristal, junto con los espacios agudos de gran altura, crean un ambiente cálido y contemporáneo. Casa A es una casa de concepción moderna con materiales y técnicas de construcción tradicionales del sitio. Es una estructura metálica de vanguardia muy eficiente y adaptada a un sistema de construcción local.

 


ARTÍCULOS RELACIONADOS