UNA JOYA EN EL PARAÍSO

Diseño: PAIR arquitectura

Colaboradores: Paola Alencaster, Israel Ruiz, Liz Galeana, Alberto Alcaraz

Fotografía: Mauricio Salas

Acapulco GP es un departamento residencial en una de las torres más exclusivas de Punta Diamante. El departamento fue diseñado para una familia numerosa que disfruta pasar los fines de semana relajándose y disfrutando de la vida en la playa.

Con el objetivo de brindar tranquilidad y un ambiente de sosiego, el proyecto aplicó una reinterpretación de las texturas y los colores de la playa, de manera que el cliente pudiera tener el lugar perfecto para una escapada.

Antes de la intervención, el departamento tenía materiales viejos, desgastados, con tonos que no eran apropiados para el clima de Acapulco y sus espacios estaban demasiado compartimentados. Teniendo esto en cuenta, el proyecto se centró en hacer un diseño atemporal, en forma y función, con un rango cromático en tonos neutros y terrosos; una planta libre que aumentará la circulación de aire, y una selección adecuada de materiales que pudieran resistir climas cálidos y húmedos.

La intervención conectó la cocina, la sala y el comedor en una planta libre, que permitió la ventilación cruzada en todo el departamento. Esto disminuyó el consumo total de energía y logró que el espacio tuviera un confort térmico óptimo durante todo el año.

La planta libre también conduce a una mejor iluminación natural en toda la sala de estar. Los tonos neutros elegidos para el departamento, así como una iluminación predominantemente indirecta, contribuyen a crear un ambiente sofisticado y confortable durante todo el día y la noche. El elemento predominante de la intervención es una celosía que cubre el techo de la sala comedor, un entramado geométrico que se abre hacia el océano.

Con el fin de hacer un ligero contraste con los tonos neutros, los muebles seleccionados para el proyecto fueron hechos de madera de parota. Algunos detalles en los muebles incluyen revestimientos de paredes en cuerda de barco y cubiertas de mármol. Al final del pasillo, las habitaciones ofrecen la comodidad perfecta, llena de texturas, tonos cálidos y el sonido del mar.


ARTÍCULOS RELACIONADOS