FUERA DE LO CONVENCIONAL

Arquitectura: Taller Estilo Arquitectura / Arq. Víctor Alejandro Cruz Domínguez, Arq. Iván Atahualpa Hernández Salazar, Arq. Luis Armando Estrada Aguilar

Fotografía: David Cervera / Elías Collí Medina

"Cómo crear una vivienda unifamiliar, confortable, funcional y fuera de lo convencional, en un lote con dimensiones de 4 por 69 metros y no morir en el intento”. Este fue el reto de Taller Estilo Arquitectura al desarrollar la Casa Kaleidos.

La proporción de 1 a 17 del lote entre su ancho y longitud no resultó un impedimento para crear una vivienda única, innovadora, de gran espacialidad y que hace de los materiales que la conforman sus mejores aliados para crear una propuesta contemporánea que resuelve en 275 m2 una vivienda funcional de tres recámaras.

La propuesta fue sacar provecho de las dimensiones y crear en toda la longitud del lote una experiencia sensorial. Ir descubriendo espacio por espacio mediante un recorrido sinuoso y que, en vez de tomar el camino más corto al unir dos puntos, haga descubrir la vivienda poco a poco; todo esto acompañado de cambios de materiales, escala, iluminación y transiciones entre interior-exterior. En el lote existía una estructura que data de los años 70’s, que se encontraba en buen estado y que se decidió incorporar al diseño readaptando su uso. Dado que la materialidad del proyecto fue un elemento determinante para la imagen final, se definieron claramente las dos épocas a través de sus materiales.

La parte antigua conserva su carácter tradicional con dos espacios claramente delimitados y cuyos muros y plafones están acabados en estuco con pintura y los pisos son de pasta, característicos de la región. La estructura nueva se convierte en una caja interior monolítica con sólo una perforación semicircular estratégicamente ubicada para introducir iluminación y ventilación natural.

Muros y plafones son de concreto gris pulido, al igual que el piso de la planta baja donde se conserva el mismo acabado pulido, mientras que en planta alta el concreto es martelinado creando una textura que le da una sensación más cálida al espacio.

Dentro de la casa no existen cerramientos o desniveles, y los espacios privados y de servicio se delimitaron con muros de cristal reflejante, de tal modo que pueden verse del interior al exterior y desde el exterior sólo percibimos los reflejos. Al igual que en un caleidoscopio, una serie de espejos ubicados estratégicamente dentro de un tubo crean una ilusión óptica; estos muros ayudan a crear un juego infinito de reflejos que varían durante todo el día gracias a las luz y sombra que aporta la perforación semicircular que se encuentra en el jardín interior y la escalera escultórica para acceder al área privada.

 

Las dos áreas principales, que datan de distintas épocas, se conectan a través de un patio semicerrado que crea el primer receso del recorrido de los 69 metros y sirve de transición entre las dos áreas; este patio es una pausa entre la primera impresión y el espacio que se descubre posteriormente. La solución arquitectónica de la Casa Kaleidos da como resultado una vivienda única, contemporánea, llena de sorpresas y sensaciones espaciales que hacen de la vida diaria un placer.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS