LA SELVA COMO HOGAR

Arquitectura: Chino Moro

Arreglos florales: @balsamo.lifestyle

Ropa de cama y cojines: @latroupehome 

Fragancias: @coquicoquiofficial

Fotografía: Chino Moro

 

 

Musa House es el claro ejemplo de que los desafíos son necesarios para crear obras de arte. Ubicada en medio de la selva Francisco Uh May, construir esta residencia ha sido un verdadero reto para Chino Moro, el creador, quien acepta el desafío y toma la decisión de tener un pequeño refugio en la selva junto con su familia a tan sólo 25 minutos de la mejor playa del mundo: Tulum.

La casa se realizó desde cero. En un inicio, únicamente se contaba con el lote en medio de la selva, sin agua, luz o un camino que llevara a la casa.

La construcción de Musa House es un proyecto consciente con el medio ambiente que propone desde su inicio respetar a la naturaleza y crecer alrededor de los árboles sin destruirlos.

“La mañanas se llenan de magia con los diversos cantos de los pájaros que anidan en la frondosa selva que envuelve la residencia.”

Moro es quien dibujó la casa inspirándose en todos los detalles y aprendizajes adquiridos en los múltiples viajes que realizó a lo largo de su vida. Cada rincón es un recuerdo de algo que le encanto a él y a su familia de algún lugar del mundo.

Los materiales que se utilizaron para el proyecto son originarios de la zona y siempre respetando en todo sentido a la naturaleza. Por lo general, es hecha de piedra, blocks y cemento aislado; no se usó pintura en las paredes para que se sienta orgánica y los muros respiren. La residencia es fresca y únicamente se cuenta con ventiladores de techo.

Carpinteros y artesanos de la región ayudaron a Chino Moro a llevar sus ideas a la realidad; sin ser arquitecto se ha dedicado a la construcción de su casa aprendiendo de la mano de los albañiles.

Los muebles se eligieron en compraventas de Mérida y Valladolid; los pequeños detalles en la decoración son recuerdos de viajes que la familia ha realizado.

“El reciclaje es prioridad en el diseño del interior”.

Si bien es una casa que no tiene muchos secretos y es muy simple, no son más que módulosrectangulares y cuadrados enlazados entre sí con ingenio y decorada por Martina, la esposa de Moro, quien ama el interiorismo y se encarga de cada detalle en el interior de la residencia, y Chino, del jardín, mientras su hijo se dedica a disfrutar cada rincón de la casa.


ARTÍCULOS RELACIONADOS