ADAPTACIÓN AL ESTILO DE VIDA

Arquitecto: Enrique Espinosa, Lys Villalba

Fotografía: Javier de Paz

La vivienda ubicada en Cercedilla, España, es un reflejo de la adecuación de un proyecto para cumplir con las necesidades de una familia cuyo entorno ru-urbano se encuentra permanentemente en tránsito.

Lo que en un principio fue una casa de campo para periodos cortos de descanso, necesitaba convertirse en un lugar apto para ser el hogar de una familia de seis personas: un matrimonio y sus cuatro hijas. Por lo que los encargados del proyecto idearon un plan de tres etapas que permitiera ampliar, relacionar y acondicionar la casa de manera progresiva.

El primer paso consistió en la ampliación mediante tres volúmenes bajo cubierta, revestidos por piezas cerámicas, lo que dio como resultado una sala de estar extendida con vista a los alrededores, una habitación que pertenecerá a las cuatro hijas, y un cuarto para la instalación de la calefacción. La cubierta se sustituyó y los materiales rescatados, fueron reutilizados para construir el mobiliario de la casa.

Conforme pase el tiempo y al ritmo que los dueños decidan, la casa podrá irse ampliando. La idea que se planea seguir, es que año con año se desmontará la fachada de la casa para poder colocar el aislamiento térmico, y al reconstruirse, el patrón será diferente.

Es así como la vivienda tiene como prioridad elemental el poder rescatar todo aquello utilizado con anterioridad, en algún otro aspecto de las renovaciones futuras; con la finalidad de crear una alianza entre lo viejo, lo actualizado y lo nuevo.