ALEGRE Y DINÁMICO

Arquitectura y diseño de interiores: MAAD

En este espacio se buscó imprimir el carácter del cliente, un espacio alegre, ordenado y dinámico, pero sobretodo, con mucha personalidad.

El departamento se encuentra ubicado en Bosques de las Lomas, con 150m2, dividido en dos áreas, la privada, integrada por un family y dos recamaras, cada una con su respectivo baño. Y la pública, integrada por  sala, comedor  y cocina.

Se utilizaron colores primarios, en piezas de mobiliario específicas, acentuándolas con la gran cantidad de luz que ingresa por las cancelerías de piso a techo que envuelve la mitad del área pública del departamento.

Por otra parte se hace uso de mobiliario en tonos neutros  o parecidos a los que se utilizan en los acabados, mimetizándose  ambas partes, dando la sensación de un departamento espaciosos, aunado a esto  cada una de las piezas fue escogida con mucho cuidado, incluyendo solo lo esencial.  Evitando saturar de mobiliario innecesario el departamento.

Para el comedor se utilizo una amplia mesa rectangular de madera de tzalam, complementándola con ocho sillas en color rojo brillante, dando una sensación de equilibrio. Como acento para el muro paralelo, pegado a la mesa se coloco un cuadro con representaciones florales  del artista Javier Pelaez que se entremezclan perfectamente con el ambiente gracias a la paleta de colores, aplicando sobre una base negra, los colores primarios que se utilizan en el área de sala/comedor, siendo el blanco y  el rojo los protagonistas.

Sobre la mesa  se suspenden dos lámparas españolas de Vibia, extendidas. Que iluminan el área de comedor, dándole un toque acogedor junto con los detalles de vegetación natural que flanquean los costados de la mesa.

La sala se conforma de un amplio sillón azul, formando una escuadra con dos sillas mecedora  Eames de Herman Miller color amarillo, combinación que invita a estar en la sala, por mucho tiempo. Para rematar se coloco una banca plataforma en madera de maple, y base metálica, decisión ideal para no perder la continuidad entre espacios, siendo una excelente  transición entre sala, circulación y cocina.

Como base para la sala, se sitúa un tapete rectangular de lana de cabra de angora, finalmente  se coloca una mesa de té con cubierta de mármol Apuano, sobre una fina base de herrería, laqueada en gris obscuro, que da servicio al conjunto de la sala.

Por último está la cocina, que a diferencia de la sala comedor, ésta permanece sobria e inmóvil, sin muchas variaciones de color, utilizando materiales neutros, manteniendo un equilibrio entre las dos partes que conforman el área pública del departamento.


ARTÍCULOS RELACIONADOS