UNA CASA A 3 NIVELES

Arquitecto:
Paola Calzada Arquitectos
Fotografía:
Jaime Navarro

Original de 1980, el mayor atractivo del penthouse intervenido reside en un metraje poco común para la exclusiva zona de Polanco. El objetivo principal que planteó el despacho en este proyecto fue aportar al departamento amplitud y utilizar los tres niveles para darle una sensación de casa.

Los trabajos de remodelación del penthouse de 500m2 de interior y 90m2 de terrazas, abarcaron demoliciones de desniveles de losas, muros divisorios y todos los acabados e ingenierías. La sensación de casa y alturas amplias se generó al quitar los falsos plafones y aumentar las dimensiones de las ventanas a su máxima posibilidad. Para la elección de acabados se consideraron materiales lisos como resinas en el piso en tonos neutros y grandes lambrines de madera para los muros.

Los tres niveles del PH se encuentran unidos por una escalera-biblioteca, el eje de todo el departamento. Dicha biblioteca se ubicó como enlace alrededor de una escalera de acero cortada en un sitio que va aumentando y disminuyendo en su anchura; un ligero juego espacial para quien la transita.

De igual manera, los soportes para los libros de la biblioteca, aumentan y disminuyen, junto con la escalera, en profundidad y en alturas, un gesto de diseño rítmico y bien modulado, acentuando la amplitud de los espacios, lo que contribuyó a que el PH se viva más como una casa, en lugar de sentirse –en escala– como un departamento.

Los materiales utilizados en la remodelación fueron pocos con la finalidad de causar un impacto neutro y que el estilo se conservara sobrio y contemporáneo. En los pavimentos de todo el departamento se utilizó resina epóxica lisa, sin juntas y en un tono neutro para no causar atención visual.

La madera se utilizó en tonos oscuros en grandes lambrines a muro. Al cambiar el uso común de la madera en pisos a muros se logró un estilo poco común y contemporáneo buscado en todos los trabajos del despacho.


ARTÍCULOS RELACIONADOS