UN CAMBIO RADICAL

Diseño:
Arq. Xavier Salas
Interiores:
N/A
Arquitecto:
Arq. Xavier Salas
Fotografía:
Tamara Uribe

La construcción existente constaba de un solo nivel y de una fachada con ventanas hacia la calle 64 del Centro de Mérida, en un terreno característico de la zona; estaba en un estado de abandono y decadencia. La altura y el estilo de la casa no correspondían con la de los otros inmuebles que conforman el paramento de la calle.

En el proyecto de remodelación se planeó conservar los cimientos existentes y los muros de mampostería de la construcción. Para la fachada, la propuesta manejó dos accesos: uno peatonal y otro destinado al estacionamiento del auto. 

El volumen del acceso peatonal fue realizado a base de block y recubierto con mortero de cemento blanco con resina de chukum para tener una apariencia más acorde con el contexto. Al ingresar a la casa lo primero que se veía era el espacio destinado a la sala, seguido por el comedor y al fondo, el patio. Estas áreas contaban con un piso de pasta de diferentes tonos (azul, rojo y blanco), el cual se sustituyó también por pisos de pasta, pero de tonos más uniformes y sobrios con escalas de grises y azules. La distribución de espacios se planteó en torno al patio central procurando siempre las vistas hacia éste.

Se incluyó un ventanal y una doble altura en el área del comedor, que da hacia el patio de la casa que cuenta con cuatro paños corredizos de cristal y un fijo en la parte superior.

Los muros interiores de estos espacios conservaron su espesor, pero se cambió el acabado por concreto blanco con resina de chukum. Ambas áreas tienen acceso directo al baño de visitas. El area de la cocina cuenta con una barra y también tiene vista hacia el jardín. Se destinó un área de asoleadero, un deck de madera, piscina con acabado en cemento blanco combinado con resina de chukum, y áreas de grava destinadas a vegetación local. Los muros de colindancia existentes con los solares vecinos eran bajos para las intenciones de diseño del proyecto, por lo que fueron elevados, pero conservando el acabado de piedra aparente, brindando una conexión mayor con la tradición regional y la vegetación.

La propuesta para el cuarto principal fue trasladarlo hacia el fondo del terreno haciéndolo más amplio, privado y apartándolo del resto de la casa. Esta recámara cuenta con un baño, clóset de concreto y ducha, todos con vista hacia un patio interior arbolado. La recámara presenta un tratamiento formal basado en mosaicos de pasta como recubrimiento exterior de los nuevos muros de block. En el interior, el recubrimiento sería igual al de los otros muros internos de la casa. Este cuarto cuenta con un roof garden en la parte superior de la losa. Para acceder a este jardín se propuso una escalera frente al cuarto que enmarca algunos árboles y áreas del patio.

Para acceder a la planta alta donde se ubican los demás dormitorios, se crearon unas escaleras en el área del comedor que dirigen al usuario a un pasillo distribuidor hacia las recámaras planteadas por la nueva propuesta, ya que la existente no contenía ningún espacio en planta alta. La recámara con vista hacia el poniente se protege del sol con la ayuda de la fachada. Cuenta con baño propio que se ventila por medio de una ventana alta. Esta zona cuenta con un balcón hacia la calle 64.
La segunda recámara tiene vista hacia el jardín y también cuenta con su propio baño con la misma orientación que el de la recámara que da hacia la calle.
 
Finalmente, la residencia busca atender la parte sustentable y de paisaje, ya que se proponen distintas especies vegetales, según la zona de la casa.