ESPACIO DE TRANSICIONES

Diseño:
N/A
Interiores:
Unserhaus y Marbol
Arquitecto:
Arq. Alejandra Abreu Sacramento y Arq. Xavier Abreu Sacramento
Fotografía:
Manolo R. Solís

La Casa CH+G se localiza en una de las zonas de mayor plusvalía de la ciudad de Mérida. El diseño de la casa responde a la disposición del terreno en esquina, lo que permitió aprovechar las dos fachadas, ubicando al norte con la mejor orientación, el acceso principal y la terraza.

La solución de la casa se da a través de un esquema en "L" cuyas transiciones son a través de jardines interiores y elementos de diseño, como plafones de madera o bajareque, colocados de tal manera que brindan dirección y conexión a los diferentes espacios que conforman la residencia; asimismo, por medio del plafón de bajareque se genera un juego de luces y sombras en el área de la escalera y en el puente que conecta las recámaras en la planta alta.
Aprovechando la ubicación y orientación del terreno se buscó enmarcar el acceso con un jardín y un plafón conformado por trabes de acero y bajareque, generando formas diagonales que rematan en el acceso principal con una gran puerta de madera. 

El uso de la doble altura en el área del comedor y la terraza se realizó con el fin de conectar estos espacios y de paso generar mayor amplitud al área pública, así como para disminuir la incidencia de las altas temperaturas. 

Se emplearon sistemas constructivos basados en técnicas y materiales propios de la región como los muros de piedra, todos revocados con cemento aparente y resina de chukum; decks, puertas y muebles de madera, así como plafones de madera o bajareque. El concepto general del proyecto era hacer de la casa CH+G una vivienda que evoque, tanto a la relación con la naturaleza como a la generación de microclimas diferentes conforme se recorre (y habita) la casa. 

Por medio de los jardines interiores se cuenta con iluminación y ventilación natural, así como la creación de una conexión entre el interior y el exterior. Se procuró crear ambientes diáfanos, bien ventilados e iluminados naturalmente, pero sin sacrificar la seguridad y la privacidad de los usuarios. Todo el mobiliario va de la mano con la arquitectura, se emplearon maderas, fibras naturales, herrería, cristal y algunas piezas escogidas para romper la calidez y lograr el equilibrio, en la casa CH+G.