ORIENTADA HACIA EL PARAÍSO

Diseño:
GLR Arquitectos
Interiores:
N/A
Arquitecto:
N/A
Fotografía:
Jorge Taboada

Esta residencia de casi mil metros cuadrados se solucionó elevando todo el proyecto un nivel y medio con respecto a la banqueta, para así poder aprovechar las espectaculares vistas de la Sierra Madre, y a su vez logra remeter el proyecto, dejando que la casa respire sin desaprovechar el espacio.

El proyecto se desplanta en un terreno ascendente con una inclinación pronunciada y encajonada entre dos casas existentes. En el sótano se encuentran únicamente la cochera, una pequeña área de servicio y un recibidor para uso privado. Desde este nivel se desplanta una escalinata escultórica que pasa por debajo del área de la alberca y que llega hasta el acceso principal. La planta baja está formada por dos volúmenes rectangulares perpendiculares entre sí. El acceso principal te dirige al primer volumen, el cual alberga el recibidor, la sala y el comedor.

Asimismo, dicho rectángulo funciona como divisor y a la vez conector de los jardines frontales y el posterior. En un extremo de este volumen se encuentran la cocina y el área de servicio, y en el otro extremo, mirando hacia la sierra se ubica el bar y salón de juegos.

En la planta alta se localiza el área privada de la casa, en donde se encuentran las recámaras, una estancia familiar y estudio con una vista privilegiada. Y para poder disfrutar de este hermoso espectáculo al aire libre, además de los balcones, se ubicó una terraza sobre el techo del bar y salón de juegos. La piscina de gran tamaño se diseñó de tal forma que se crea la sensación de estar suspendida en el aire

Sin lugar a duda en esta residencia es estar en el paraíso por donde la mires.