TRIBUTO A LA LUZ

Un recurso decorativo por excelencia es la luz. A continuación, veremos espectaculares imágenes, en donde se saca el máximo partido a la luz, ya sea natural o artificial, dentro del cuarto de baño.

RECUBRIMIENTOS BLANCOS Y DE COLORES BRILLANTES

Si queremos lograr un “tributo a la luz”, por supuesto que los recubrimientos merecen especial interés. En el cuarto de baño, las paredes que son revestidas cobran protagonismo si son de color blanco o de algún tipo de acabado brillante o satinado que por sí solo se encargue de resplandecer.

Si el área que va a llevar recubrimiento es de generosas dimen- siones, no dudemos en instalar piezas que sean capaces de ampliar la habitación haciéndola lucir espectacular dentro de una atmósfera muy elegante. Hay diseños que cuentan con textura y pueden combinar sus atrevidas formas destacando por proyectar brillantemente la luz.


MOBILIARIO EN TONOS NEUTROS Y EL INMACULADO BLANCO

Los materiales de tonalidades claras son ideales para lograr que un baño parezca más grande y despejado. Los colores más indicados son el blanco y los neutros, que proporcionan una gran luminosidad a la estancia. Escoger los sanitarios y lavabos en tonos claros, garantiza el éxito en la integración del mobiliario de nuestro baño.
 

 


PUERTAS Y MAMPARAS DE CRISTAL

Las mamparas resultan indispensables para dividir áreas y más en la zona de la regadera para evitar que el agua salpique. Son grandes aliadas en espacios reducidos y si se colocan de cristal transparente junto a la ducha o bañera no restan profundidad visual al cuarto de baño y permiten que la luz natural circule libremente por todo el ambiente. Para preservar la intimidad de los usuarios, sobre todo si es baño com- partido, se pueden instalar mamparas de cristal con una franja central más opaca. Para sacar el máximo partido a la luz natu- ral del cuarto de baño, se debe planificar y acomodar las distintas zonas procurando no levantar muros interiores hasta el techo, ya que actúan como barreras. Lo mejor es optar por muretes a media altura si quere- mos dividir cada área, colocando siempre puertas de cristal.


MÓDULOS VOLADOS

Los muebles suspendidos son una excelen- te opción para dar fluidez al baño y luzca espacioso. Contribuyen a que el área no se vea demasiado llena y genera sensación de profundidad. Los sanitarios suspendidos son el recurso ideal, sobre todo en baños de pocos metros, ya que proporcionan am- plitud visual, además de que facilitan la limpieza diaria. Además, estas piezas resultan más ligeras que los modelos tradicionales, pues su diseño permite que el tanque se oculte dentro de la pared, lo que genera espacios mucho más despejados.


PUNTOS DE LUZ

Aquí debemos conseguir que la luz artificial se asemeje lo más posible a la natural. Para lograrlo, se deben prever salidas suficientes de luz, de tal modo que queden luces centrales y otras dirigidas a un punto específico. Al centro, colocadas en el techo, lámparas que iluminen de forma uniforme toda el área. Si es un baño grande, se sugieren varias salidas de luz: una sobre los sanitarios y otra para la ducha. El punto que resulta más importante de iluminar es el espejo. Esta zona suele tener varias funciones en la vida cotidiana y ya sea para maquillarse o afeitarse, la luz debe ser bien contemplada. Una línea de focos laterales resulta ideal para arreglarse sin sombras.

 


ESPEJOS

El espejo es recurso por excelencia para dar amplitud y proyectar la luz natural de manera sorprendente. La zona del tocador se acompaña siempre de un espejo, buscando que sea de buen tamaño y en función de nuestras necesidades.

No es igual un baño de recámara principal que uno de visitas y su uso determina en buena parte la dimensión del espejo.
En un baño de cortesía se puede colocar uno con forma singular o con un marco que lo distinga. Ahora bien, cuando el espe- jo sirva para el arreglo personal diario, éste debe ser bastante amplio para proyectar nuestra imagen lo más completa posible. Colocar el espejo junto a la entrada de luz de una ventana duplicará luminosidad y dará la nitidez correcta.